Pide información sin compromiso

Abogados especialistas: Claves para obtener la custodia compartida

La custodia compartida puede ser la mejor opción para los niños en caso de divorcio, si los padres quieren y ponen empeño en que sea una medida positiva. En este artículo vamos a dar las claves sobre la custodia compartida y ayudarte a que valores si es la mejor opción para vosotros. Como expertas en tramitación legal de divorcios, acompañar a nuestros clientes durante el proceso es parte intrínseca de nuestro trabajo. Buscar el mayor bienestar de los menores es siempre la prioridad máxima.

Importancia en la diferenciación de patria potestad y custodia

La patria potestad es el derecho-deber que los progenitores, por el simple hecho de serlo, ostentan para con sus hijos. Normalmente, la tendréis ambos progenitores. Solo excepcionalmente se podrá privar a un progenitor de la patria potestad.

 

La custodia, sin embargo, hace referencia a la convivencia diaria con los hijos menores de edad. Quien ostente la custodia convivirá con el menor y tomará las decisiones relacionadas con el día a día. La custodia podrá ostentarla solo un progenitor, aunque la patria potestad sea de ambos o podrán ostentarla ambos. En el caso de la custodia monoparental, el progenitor no custodio tendrá, de todos modos, derecho a un régimen de visitas y la obligación de abonar una pensión de alimentos al menor, así como también podrá tomar decisiones importantes sobre la vida de su hijo.

¿Qué es la custodia compartida?

La custodia compartida es una de las formas de custodia que regula nuestro Código Civil. En este caso, tras la separación o divorcio la convivencia diaria con el menor y la decisión del día a día será de ambos progenitores. Si bien es cierto que normalmente no será al mismo tiempo. Lo ideal será no separar a hermanos y que la custodia les afecte a todos los hijos por igual. Aunque esto podrá ser diferente en cada caso.

 

Existen maneras principales de llevar a cabo la custodia compartida:

 

  • Continuar la convivencia. Esta opción es la menos común, pero es posible. Hay ocasiones en la que los progenitores, a pesar de no mantener ya una relación afectiva, deciden seguir conviviendo y ejerciendo conjuntamente la custodia compartida para el correcto desarrollo de su pequeño. En este caso será necesario un gran entendimiento por parte de ambos y tenéis que estar muy seguros de que será la mejor opción.
  • El menor seguirá viviendo en la vivienda familiar. En este caso seréis los progenitores los que alternaréis la convivencia con el menor, estableciendo unos períodos en los que cada uno vivirá en la que era la vivienda familiar.
  • El menor será el que se traslade a la casa de cada progenitor durante determinado tiempo. En este caso lo ideal es que viváis cerca para que el niño no tenga que cambiar ni de colegio ni de grupo de amigos cada vez que esté con un progenitor diferente. De cuanta más estabilidad pueda disfrutar el pequeño, mejor.

Los tiempos deberán ser decididos en relación al mayor interés del menor y a la realidad que los progenitores tengáis en relación a vuestra situación laboral. Podrán ser períodos alternos de quincenas, meses o incluso medio año.

¿Qué es la custodia compartida?

La custodia compartida es una de las formas de custodia que regula nuestro Código Civil. En este caso, tras la separación o divorcio la convivencia diaria con el menor y la decisión del día a día será de ambos progenitores. Si bien es cierto que normalmente no será al mismo tiempo. Lo ideal será no separar a hermanos y que la custodia les afecte a todos los hijos por igual. Aunque esto podrá ser diferente en cada caso.

Existen maneras principales de llevar a cabo la custodia compartida:

  • Continuar la convivencia. Esta opción es la menos común, pero es posible. Hay ocasiones en la que los progenitores, a pesar de no mantener ya una relación afectiva, deciden seguir conviviendo y ejerciendo conjuntamente la custodia compartida para el correcto desarrollo de su pequeño. En este caso será necesario un gran entendimiento por parte de ambos y tenéis que estar muy seguros de que será la mejor opción.
  • El menor seguirá viviendo en la vivienda familiar. En este caso seréis los progenitores los que alternaréis la convivencia con el menor, estableciendo unos períodos en los que cada uno vivirá en la que era la vivienda familiar.
  • El menor será el que se traslade a la casa de cada progenitor durante determinado tiempo. En este caso lo ideal es que viváis cerca para que el niño no tenga que cambiar ni de colegio ni de grupo de amigos cada vez que esté con un progenitor diferente. De cuanta más estabilidad pueda disfrutar el pequeño, mejor.

Los tiempos deberán ser decididos en relación al mayor interés del menor y a la realidad que los progenitores tengáis en relación a vuestra situación laboral. Podrán ser períodos alternos de quincenas, meses o incluso medio año.

¿Los Tribunales suelen conceder la custodia compartida?

Sí. La concesión de la custodia compartida ha sido una tendencia en alza desde hace más de una década. Anteriormente, era una figura poco utilizada. Actualmente, es una opción cada vez más utilizada, normal e incluso deseable. Estas últimas palabras han sido utilizadas literalmente por el Tribunal Supremo en la sentencia 757/2013, sentando así jurisprudencia que ahora los jueces aplican para conceder custodias compartidas con facilidad.

También se especifica que las diferencias razonables entre los progenitores no serán impedimento para otorgar la custodia compartida, siempre que exista una relación de cordialidad que lo permita. Es decir, aunque existan conflictos entre los padres se podrá permitir la custodia compartida siempre y cuando estos conflictos no perjudiquen al menor.

¿Se extingue el deber de pagar una pensión de alimentos?

Si ambos progenitores comparten la custodia, en principio, no será necesario que uno abone al otro una pensión de alimentos como tal. Sin embargo, esto está muy lejos de significar una extinción de los deberes económicos para con los hijos, ya que los gastos del menor habrá que abonarlos diariamente para su manutención, estudios o cualquier otro gasto necesario.

¿Es la custodia compartida siempre la mejor opción?

En general se considera que la custodia compartida es más beneficiosa para el interés y el correcto desarrollo del menor. Pero es muy importante que los progenitores os hagáis sinceramente esta pregunta antes de tomar una decisión. Vivir cada 15 días en una casa diferente, con normas distintas puede no ser lo mejor para vuestro pequeño. Además, es relevante valorar la disponibilidad que el trabajo va a dejar para hacerse realmente cargo del menor, ya que muchas veces hay un progenitor que tiene disponibilidad todos los días para ir a buscar al niño al colegio mientras que el otro no. No tendrá sentido buscar una igualdad de tiempo diario, si no se traduce en la realidad de la disponibilidad y posibilidades de dedicar ese tiempo a la educación del menor.

 

Pensar en el menor debe ser siempre a donde apunta la brújula que guía a lo largo de este complicado proceso. Entender la realidad y remar por el correcto desarrollo del menor llevará a encontrar la mejor manera de educar a vuestro pequeño, aunque vosotros ya no seáis una pareja. Necesitaréis de mucha comunicación y siempre es ideal contar también con abogados especialistas en este tipo de procesos. Contacta con nosotras para que podamos ayudarte desde el primer momento.

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder