Las ventajas del divorcio notarial

La pandemia del COVID-19 nos ha traído graves consecuencias, no solamente sanitarias y económicas, también desde el punto de vista judicial.

Hace unos días se nos ha permitido volver a presentar escritos judiciales y demandas a los Juzgados, y se prevén más retrasos de los que ya existía antes de la crisis del COVID-19.

Por ello, y para todos los matrimonios que decidan romper su vínculo conyugal, resulta una buena decisión optar por un divorcio notarial, en vez del divorcio tradicional en vía judicial. Cierto es, que no todo el mundo puede acceder al divorcio notarial, ya que existen unos requisitos claros que trataremos.

EL DIVORCIO NOTARIAL ES…

El divorcio notarial, o “divorcio exprés” está regulado en la Ley de Jurisdicción Voluntaria 15/2015, de 2 de julio de 2015. Consiste en la tramitación del divorcio ante un/a notario/a y con la presencia obligatoria de un /a abogado/a.

¿QUÉ REQUISITOS DEBO CUMPLIR?

Los requisitos para tramitar el divorcio notarial son:

  • Que hayan pasado como mínimo 3 meses desde la celebración del matrimonio
  • Que el divorcio sea de mutuo acuerdo
  • Que no existan hijos menores de edad.
¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE CON UN DIVORCIO JUDICIAL?

El divorcio notarial tiene la misma validez legal que un divorcio vía judicial, la diferencia principal es que en vez de ser un/a Juez/a quien emite un Decreto o Sentencia, es un/a Notario/a quien formalizará una Escritura Pública.

El divorcio será inscrito de la misma forma en el Registro Civil, pero en vez de ser el propio Juzgado quien se encargue de la inscripción, será el mismo/a Notario/a.

EL PROCEDIMIENTO ES…

El procedimiento es parecido al clásico divorcio judicial.

En primer lugar se debe redactar un convenio regulador de divorcio, en el que se establecerán todos los pactos por los que se regirá la ruptura, velando siempre por los intereses de ambos cónyuges.

En segundo lugar, se solicitará cita en la Notaría para poder proceder a la firma del convenio y la Escritura. Para ello, es obligatorio que un/a abogado/a esté presente, para poder informar en todo momento de todas las dudas que puedan surgir a los cónyuges.

Finalmente, la Notaría se encargará de realizar los trámites para la inscripción del divorcio en el Registro Civil y entregará la Escritura Pública a las partes.

VENTAJAS…

Resulta un procedimiento que tiene grandes ventajas a considerar:

  • Es mucho más ágil que la vía judicial, al no tener que depender del calendario judicial. Es imprescindible tener en cuenta este factor, especialmente tras la pandemia que estamos padeciendo.
  • Es más económico.
  • Comporta menos tensiones entre los cónyuges. No podemos perder de vista que los divorcios son procedimientos muy emocionales, por lo que la vía judicial, y sobre todo si son contenciosos, pueden generar muchas tensiones entre las partes. En el caso del divorcio notarial, al ser de mutuo acuerdo y más ágil, se consigue evitar que estas emociones se acentúen.
No Comments

Post A Comment