Pide información sin compromiso

Todo lo que debes saber sobre procedimientos de divorcio: Mediación

. Ante una ruptura matrimonial, especialmente si hay menores involucrados, la mejor opción suele pasar por evitar los Tribunales. Es aquí donde cobra importancia la mediación en procedimientos de divorcio.

Alcanzar un acuerdo es una solución amistosa y además más rápida y económica. Una mediación familiar, por ejemplo, alivia la carga de los tribunales, acorta los procesos y alcanza soluciones más duraderas que aquellas que fueron resueltas por un juez.

La mediación familiar en procedimientos de divorcio

La llamada mediación familiar consiste en la aplicación de un método alternativo de resolución de conflictos en el ámbito del Derecho de Familia. Su objetivo es alcanzar una solución global para un conflicto entre las partes, evitando llegar a la instancia judicial.

 

Gracias al proceso de mediación podemos alcanzar un acuerdo duradero y justo, fruto del compromiso y del entendimiento entre las partes. Cuestiones fundamentales en los procesos de divorcio.

¿La mediación familiar es obligatoria?

Hasta la fecha, la mediación familiar es un proceso voluntario. Es decir, las partes en conflicto serán las que soliciten el proceso de mediación. De hecho, la propia naturaleza de la mediación familiar hace desaconsejable que el legislador la plantee como obligatoria.

 

Así, la ley 5/2012 del 6 de julio establece que la mediación es voluntaria. Nadie puede sentirse obligado a permanecer en ella, o a concluir todo el proceso.

 

Pese a ello, el Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación, aprobado por el Ministerio de Justicia en 2019, prevé sustituir la mediación voluntaria por la mediación obligatoria. En la práctica esto significaría que, en caso de divorcio, los cónyuges tendrían que someterse obligatoriamente a un proceso de mediación antes de acudir a los Tribunales.

Características de la mediación familiar en procesos de divorcio

En los procesos de mediación, el mediador es un orientador objetivo e imparcial. Escucha a las partes, recaba y analiza la información necesaria y ofrece su ayuda para que la pareja pueda alcanzar acuerdos.

 

Si la mediación concluye con éxito, el mediador redactará un documento con los acuerdos que hayan sido adoptados y se adjuntará a la demanda de divorcio de mutuo acuerdo. El juez examinará el documento y, de aprobarlo, dictará sentencia.

 

  • Voluntariedad y libre disposición

 

El proceso de mediación familiar es absolutamente voluntario y ninguno de los cónyuges está obligado a permanecer en él.

 

  • Igualdad entre las partes

 

Durante el proceso de mediación en procedimientos de divorcio, los cónyuges intervienen con igualdad de oportunidades.

 

  • Imparcialidad del mediador

 

El mediador es aquella persona que asume la responsabilidad de alcanzar un diálogo constructivo y un clima de confianza entre las partes. Así, son las partes quienes finalmente proponen una solución.

 

El mediador no podrá, en ningún caso, actuar a favor o en contra de ninguno de los cónyuges, ya que tiene la obligación de ser neutral e imparcial.

 

  • Confidencialidad

 

Todo el procedimiento de la mediación familiar es confidencial. El mediador está protegido por el secreto profesional y no puede ser obligado a declarar en un proceso judicial o en un arbitraje, sobre la información obtenida en la mediación.

 

Solo pueden darse dos excepciones:

  1. Cuando los cónyuges le dispensen, expresamente, del deber de confidencialidad.
  2. O cuando la información solicitada al mediador sea realizada por los jueces del orden jurisdiccional penal, mediante resolución judicial motivada.
Abogados especialistas divorcios barcelona

Ventajas de la mediación en procedimientos de divorcio

  • Estimula y favorece el diálogo y la comunicación entre los cónyuges.
  • Los acuerdos conseguidos son equivalentes para las partes y no puede considerarse la posibilidad de que resulte un vencedor y un vencido.
  • Disminuye eficientemente las tensiones existentes en la pareja y fomenta la cooperación y el comportamiento pacífico para alcanzar acuerdos aceptables.
  • La toma de decisiones y la puesta en marcha de los acuerdos obtenidos aumenta notoriamente la responsabilidad civil de ambos cónyuges.
  • Una negociación mediada entre los cónyuges aumenta el interés hacia los hijos y condiciona su mejor protección. Los niños asumen de mejor manera la nueva situación familiar, se evitan los sentimientos de culpa y, fundamentalmente, se garantizan sus derechos y la necesidad de tener a ambos padres.
  • La mediación en procedimientos de divorcio es mucho más rápida y económica que el proceso judicial.

Designación del mediador

En el procedimiento de mediación extrajudicial cada parte puede proponer la designación de un mediador. En caso de que este sea rechazado por la otra parte se articulará un mecanismo transparente de designación. También es posible establecer una mediación intrajudicial, que será determinada por el juez si considera que la solución puede resultar más satisfactoria para las partes.

 

Si necesitas asesoramiento en materia de mediación familiar o requieres de un mediador, debes recurrir a un abogado especializado en Derecho de Familia. Contacta con nosotras para iniciar el proceso de mediación en procedimientos de divorcio.

Solicita la separación de la mano de profesionales

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder