¿Qué es la mediación familiar?

La mediación familiar ayuda a resolver los conflictos familiares, ya sea en casos de divorcio o separación, conflictos entre padres e hijos, u otras clases de controversias. Para llevar a cabo la mediación debe entrar al caso una tercera persona que sea neutral y que, por lo tanto, ayudará a las partes a hablar, entenderse y poder así, alcanzar un acuerdo. Nuestros profesionales están preparados para ayudarte en este proceso y a continuación te explicamos cómo.

CARACTERÍSTICAS QUE DEFINEN LA MEDIACIÓN

 

  • Voluntariedad: Las partes deben asistir de forma voluntaria. No obstante, se dan algunos casos en los que se intenta dirigir a las partes en este sentido, ya que es una forma de alcanzar un acuerdo sin que sea un Juez quien decida por ellos. Sin perjuicio de ello, debe ser voluntario ya que sino sería contradictorio con la idea principal de la mediación.
  • Las partes: Estas tienen un papel muy activo en todo el proceso, ya que tienen que aportar para alcanzar la solución.
  • Confidencialidad Otra característica muy importante, ya que todo lo que se hable en la sala de mediación, no puede salir de allí.
  • La misión de un mediador es ayudar a las partes a resolver los conflictos, no es terapeuta, ni tampoco quien decide la solución. Su función es la de orientar.
  • Cuando todas las partes colaboran para buscar una solución, todos ganan.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS?

La mediación nos da varias ventajas:

  • Hace que no se dañe la relación o que, por lo menos, no se dañe más, invitando a la conversación y al buen entendimiento entre las partes afectadas.
  • Se tienen en cuenta las necesidades de todas las personas involucradas.
  • Promueve la comunicación, y por lo tanto hay una mejora de la comprensión entre las partes. Facilita que los involucrados se pongan en el lugar los unos de los otros.
  • Bajo coste en comparación con el litigio judicial.
  • Normalmente suponen un proceso más rápido que un procedimiento judicial.
  • Los acuerdos alcanzados gracias a la mediación familiar son más eficaces que con la ayuda de otros métodos, como la vía judicial, ya que ambas partes se sienten conformes y cómodas con la decisión y acuerdo obtenido.

¿QUÉ OCURRE EN EL PROCESO DE MEDIACIÓN?

Con tal de resolver un conflicto con la ayuda de la mediación, se debe pasar por varias fases o etapas.

La primera fase consiste en la mediación e información de su desarrollo. Se presentan las causas por las que se ha recurrido al inicio de este proceso. En la sesión previa se informa de las características y principios básicos de esta, se establecen las pautas a seguir, etc.
Si las partes deciden proceder, se redactará una acta firmada por las partes y el mediador.

En la segunda fase se obtiene y comparte la información de cada una de las partes, es decir, es el inicio de la etapa de negociación. Seguidamente el mediador examinará lo que ha explicado cada una y lo reformulará positivamente. Les hará todo tipo de preguntas para así ver las necesidades de cada parte, y si el mediador lo cree conveniente podrá hacer sesiones individuales.

En la tercera fase se ordenará la información que se ha obtenido y se diferenciarán los temas en los que ya hay solución y los que no.

La cuarta etapa será trabajar y negociar cada punto. Los puntos analizados en la anterior fase se analizarán en esta con tal de encontrar una solución.

La quinta etapa consistirá en preparar un borrador con los posibles acuerdos a los que se podría llegar y, por lo tanto, hablar de ellos con las partes.

Finalmente, la sexta fase sería el cierre de la mediación habiendo conseguido los objetivos propuestos. Las partes deben comprometerse a cumplir todo aquello que han acordado y también firmarlo.

Si tienen cualquier consulta o quieren más información, no duden en contactarnos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.