Pide información sin compromiso

Reclamación de legítima: ¿Cómo proceder?

La llamada legítima es un tercio del total a heredar, parte que el causante no puede decidir libremente y que está destinada a los familiares más directos. La reclamación de legítima se suele producir cuando el heredero forzoso recibe menos de lo que le corresponde de su legítima parte.

La legítima está claramente definida en el artículo 806 del Código Civil y se refiere a las limitaciones que tiene el testador con una tercera parte de sus bienes, mientras que la acción de reclamación está regulada en el artículo 815 del Código Civil, en donde se establece que el heredero forzoso podrá pedir el complemento faltante de la legítima. La ley establece que un tercio de la herencia se reservará en exclusiva para los herederos forzosos.

Cómo proceder para la reclamación de legítima

Si el legitimario fue desheredado, o el caudal hereditario es inferior al que realmente le corresponde, puede reclamar judicialmente su cuota legítima contra el heredero o los herederos del causante.

El pago de la legítima lo realizarán los demás herederos y, en los casos de tratarse de sucesiones testadas, estos pueden abonar la diferencia en bienes de la herencia o en dinero, ya sea que pertenezcan o no al capital hereditario.

 

También es posible que el heredero, que está obligado al pago, se niegue a hacerlo y entonces será posible hacer la reclamación judicialmente. En este caso, además del valor implicado en la legítima, se podrán reclamar los intereses legales desde la muerte del causante. A menos que figure expresamente en el testamento que la legítima no devengará ningún interés.

 

¿Cuándo proceder a reclamar la Legítima?

 

El plazo legal establecido para reclamar los derechos legitimarios es de 10 años, contados desde la fecha de fallecimiento del causante.

 

En todos los casos, la legítima se atribuye mediante el nombramiento de heredero, estipulación de legado o cualquier otra forma. Debe tenerse en cuenta que la legítima se puede abonar durante la vida del causante, a través de algunas atribuciones particulares preestablecidas.

 

En cualquiera de los casos, el testador tendrá que prever estas situaciones y respetar la cuota legítima que tendrá que dejar a los legitimarios, con la excepción de que los deshereda expresamente

¿Quiénes tienen derecho a recibir la legítima?

Todos los hijos del causante, llamados legitimarios, dispondrán de partes iguales del tercio que les corresponda, y si alguno de los hijos ya ha fallecido heredarán su parte los hermanos.

 

Si el causante no hubiere dejado descendientes, en ese caso sus progenitores serán los legitimarios, por partes iguales. Además, si el causante estaba casado su cónyuge superviviente tendrá derecho a un usufructo en concepto de legítima.

 

En aquellos supuestos en los que, después de proceder correctamente, el heredero hizo entrega de la legítima y luego aparecen nuevos bienes, los legitimarios tienen todo el derecho a imponer otra reclamación al heredero, llamado comúnmente suplemento. Para ello se dispone de un plazo de diez años. En este procedimiento se devengarán todos los intereses vinculados, desde la reclamación judicial del suplemento.

Efectos de la reclamación de Legítima

No es posible la acción de suplemento de la legítima antes de haber llevado a término la partición del caudal hereditario. Tampoco es posible solicitar el complemento de legítima sin conocer exactamente el valor pecuniario que, por legítima, le corresponde a cada uno de los herederos forzosos de la herencia.

 

A tales efectos, se tendrán que tener en cuenta todos los bienes que queden después de la muerte del testador, con deducción de deudas y cargas, salvo las que se imponen por testamento, por lo que se tendrán que realizar diferentes particiones.

 

Las particiones no son solamente adjudicación de bienes, sino que también resuelven el destino de deudas pendientes, es decir, se llevan a cabo: inventario, avalúo, tasación de bienes, determinación de activo y pasivo, forma de pago y fijación del remanente a adjudicar.

 

Según se establece en el Código Civil, en su artículo 817, para que la acción de suplemento de la legítima, así como para cualquier otra acción dirigida a declarar la oficiosidad de los legados y disposiciones testamentarias, sea viable, se exigen ciertos cálculos de imputación, computación y valoración.

De resultar satisfactorios los resultados se podrá establecer, con las respectivas garantías preceptivas, el valor exacto del complemento.

 

¿Cómo se realiza el pago de la Legítima?

 

Cuando el causante ha otorgado testamento es probable que haya dispuesto en él la distribución de los bienes que deja en herencia, a cada uno de los legitimarios.

También puede darse el caso de que el causante no haya dejado estipulada ninguna atribución de bienes en pago de legítima, en cuyo caso será el heredero quien tendrá que escoger la forma en que va a proceder al pago de la misma, así como sucede en la sucesión intestada.

¿Cómo se forma la herencia?

La herencia con hijos se divide en tres partes, y cada una de ellas representa un tercio del total: legítima, mejora y libre disposicición.

 

A falta de hijos, como hemos explicado, tan solo habrá una parte de legítima y otra de libre disposición. En la legítima, los beneficiarios son los hijos y sus ascendientes, y su cónyuge.

 

El tercio de legítima es llamado legítima estricta, lo que lo diferencia del tercio de mejora, en donde solamente se puede mejorar, como su nombre lo indica, a uno o a varios de los herederos forzosos.

Para la realización de todos estos cálculos se tienen en cuenta dos aspectos fundamentales: la computación y la imputación.

 

Computación

 

La computación de la legítima se refiere al cálculo del caudal relicto, y se tienen en cuenta las donaciones realizadas en vida por el causante.

 

Imputación

 

La imputación de la legítima determina en cuál de los tercios se establecerán las donaciones, hechas por el causante, y en qué tercio se colocarán los legados. Solo al terminar estos cálculos será posible determinar qué y cuánto le corresponde a cada heredero.

La reclamación de legítima requiere la asistencia de un abogado especializado en herencias, pues solo un profesional del derecho con experiencia puede llevar a buen término las gestiones, acortar los plazos y velar por los derechos de sus clientes. Contacta con nosotras si necesitas asesoría jurídica.

Solicita la Legítima de la mano de profesionales

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder