Tipos de testamentos I

En primer lugar, debemos saber qué es un testamento. Un testamento es la declaración de las últimas voluntades de una persona, la cual puede determinar qué destino se va a dar a sus bienes y a su patrimonio después de que fallezca. Su objetivo es ser un mecanismo legal para cumplir lo que desea la persona.

Existen dos formas de hacer un testamento, el común o especial.

Dentro de los comunes nos encontramos con los siguientes tipos de testamento.

  1. Testamento ológrafo. Este está escrito por el propio testador, debe seguir unos requisitos para que sea válido. Tras el fallecimiento, debe procederse a su adveración ante notario en un plazo no superior a 4 años (según el derecho civil catalán).
  2. Testamento abierto. Es el más habitual. Se llama así ya que la persona lo expresa ante el Notario y, por el contrario del anterior, es el Notario quien redacta el contenido del testamento.
  3. Testamento cerrado. El testamento cerrado es cuando el testador declara que su última voluntad se encuentra en un “pliego cerrado” que entrega al notario.
  4. Pactos sucesorios. Figura específica del derecho civil catalán, y de algunos otros derechos forales. Son de gran utilidad, ya que el testador no puede cambiarlos a su voluntad sin la intervención del favorecido.

 

La segunda forma de hacer un testamento es la especial. Dentro de esta también hay tres tipos.

  1. Testamento militar. Las personas como los militares, rehenes y demás que estén empleados en el ejército podrán otorgar su testamento ante un Oficial que tenga por lo menos la categoría de Capitán. Siempre debe ser necesario que haya por lo menos dos testigos.
  2. Testamento marítimo. Podrá otorgarse durante un viaje marítimo, cuando esté a boro de un buque de guerra o mercante.
  3. Testamento hecho en un país extranjero. Si la persona se encuentra fuera de España, podrá otorgar el testamento siguiendo las normas del país donde se esté.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.