Tipos de testamentos II

Anteriormente hablamos de los diferentes tipos de testamentos. En este caso solo nos centraremos en los testamentos comunes y en sus partes.

Dentro de los comunes hay tres modalidades; ológrafos, abiertos y cerrados.

  • Testamento ológrafo. Este testamento lo escribe y firma una persona mayor de edad, y siempre debe especificar la fecha y lugar en la que se otorgue. Para que sea válido y eficaz se deberá probar que sí fue escrito por el testador. Dependiendo de la zona o territorio, se puede incluso testar a viva voz. El documento debe ser sometido a adveración por un notario en un periodo de cuatro años desde el fallecimiento (en Cataluña).
  • Testamento abierto. El testador manifiesta su última voluntad ante notario, el cual llevará a cabo un juicio previo de capacidad del otorgante. Un testamento abierto lo puede otorgar toda persona física mayor de 14 años que cuente con la capacidad necesaria.
  • Testamento cerrado. El testador no revela la última voluntad a nadie, deberá ser por escrito y firmado por el testador. El documento se introducirá en una cubierta cerrada, de modo que no pueda ser extraído ni rasgarla. Para autorizar el testamento cerrado, el testador debe presentar el sobre cerrado al notario, el cual extenderá sobre la cubierta una breve diligencia. Una vez fallecido el testador, y a instancia de un interesado, el notario abrirá el sobre antes dos testigos y protocolizará el testamento.
No Comments

Post A Comment